Extremadura y Cataluña se unen para atraer a los jóvenes al campo

Instituciones y colectivos de las dos comunidades ponen en marcha un plan conjunto para facilitar el relevo generacional en el campo

Entidades e instituciones de Extremadura y Cataluña se han unido para sacar adelante un proyecto que pretende facilitar el relevo generacional en las explotaciones agrícolas y ganaderas. Ante la evidencia de que muchos de estos negocios desaparecen al jubilarse quien los gestiona, ocho entidades se han puesto de acuerdo para impulsar una iniciativa que pretende dar la vuelta a esta situación que amenaza el futuro del sector agroganadero.

«La iniciativa tiene una primera fase, que consiste en la creación del grupo operativo, algo que ya se ha hecho, y una segunda, en la que se desarrolla un proyecto innovador, que es en lo que estamos ahora», resume Neus Monllor, consultora agrosocial especializada en desarrollo rural y relevo generacional. Ella ejerce como coordinadora de RETA (Red de Espacios Test Agrarios), que es el nombre que se ha dado al grupo operativo. Cada uno de ellos se define como una agrupación con miembros de distintos ámbitos y perfiles que se unen para encontrar una solución creativa a un problema común, siempre con el respeto al medioambiente como bandera.

RETA está liderado por la Associació d'Iniciatives Rurals de Catalunya (ARCA). Los representantes de la región son la Universidad de Extremadura (UEx) a través del proyecto Mosaico, la Red Extremeña de Desarrollo Rural (Redex), el grupo de acción local Tagus (Tajo, Salor y Almonte) y la cooperativa Cooprado. Además, colabora el ayuntamiento de la localidad cacereña de Arroyo de la Luz.

Por parte catalana, están la Xarxa de Custòdia del Territori (XCT), la Associació Rurbans-Escola de Pastors de Catalunya y la Federació d'ADF'sde la Terra Alta. La nómina de colaboradores incluye a la Diputación de Barcelona, el Ayuntamiento de Lleida y la Associació Nacional de criadors d'oví de raça ripolles (ANCRI). También está ayudando la red francesa Reneta, que de hecho, es uno de los espejos en los que se están mirando los impulsores de RETA, que se reunieron en Madrid a principios de mes para ir sentando las bases del trabajo a desarrollar en los próximos meses.

En concreto, el grupo dispone de un año y medio para desarrollar sus tareas, entre las que destaca editar una guía sobre cómo poner en marcha los denominados espacios test agrarios, que se conciben como «incubadoras de agroemprendedores», define Neus Monllor. «Sus destinatarios principales -continúa- son los alumnos de las escuelas de pastores, que han aprendido una serie de pautas del oficio pero que necesitan más formación antes de dar el salto al mundo empresarial».

Esa estación intermedia entre los estudios y el trabajo tendrá carácter temporal, y su razón de ser es proporcionar a los alumnos las herramientas necesarias para poder sacar adelante con éxito una explotación agraria o ganadera. «Habrá dos requisitos principales para poder acceder a los espacios test agrarios -avanza la coordinadora del grupo operativo-. Uno es la formación recibida en la escuela de pastores, y el otro es un plan de empresa». Está por ver si los alumnos tendrán que preparar este plan durante su estancia en la escuela de pastores o después, en el espacio test agrario, que según explica la Universidad de Extremadura, está promovido por Cooprado y la Fundación Cooprado y se ubicará en la granja de la facultad de Veterinaria, en Cáceres.

«Será un espacio en el que los emprendedores podrán probar su idea de negocio», resume la UEx, que añade que también servirá como «centro experimental en el que desarrollar proyectos de innovación para el sector». Permitirá «ofrecer soluciones viables, derivadas de la investigación, no solo a ganaderos de reciente incorporación, sino también a los veteranos, que les ayuden a mejorar la competitividad de sus explotaciones». Además, incidirá de forma particular en el ovino de carne y leche y en el caprino de leche.

El origen de la colaboración

La iniciativa que ha derivado en la formación de RETA partió de los grupos de acción local, y a ella se fueron sumando entidades. La conexión entre Extremadura y Cataluña en este capítulo viene dada, principalmente, por el trabajo en común que desarrollan desde hace años Redex y ARCA. Entre las ideas que maneja el grupo está identificar iniciativas similares en otras comunidades autónomas, de modo que se pueda acabar formando una red nacional de espacios test agrarios con los que hacer frente a la falta de relevo generacional en la agricultura y la ganadería.

No solo por la falta de interés en el sector primario que manifiestan muchos de los hijos y nietos de quienes han vivido o viven de estas explotaciones, sino también para intentar paliar el déficit de formación y recursos detectado en muchos de los que intentan emprender en este ámbito de la economía, que sigue teniendo un peso clave en el ámbito rural extremeño.

Fuente: DIARIO HOY



Instituciones colaboradoras

Junta de Extremadura Diputación de Badajoz Diputación de Cáceres
LIBERBANK Extremadura Región Emprendedora Europea 2017 Caja Rural de Extremadura