Iglesia de la Purísima Concepción

Villanueva del Fresno, Badajoz

Tipo de recurso: Arquitectura > Arquitectura Religiosa

La iglesia actual se levantó en 1685, cuando se inicia la reconstrucción de la villa, pues el templo anterior, llamado de Nuestra Señora de la Estrella, fue arrasado junto al resto de la villa en 1646. La obra fue llevada a cabo por Antonio Rodríguez y Juan Pérez, maestros alarifes de Higuera de Vargas, y se finalizó en 1690. Es un templo que consta de tres naves, la central de mayor altura que las laterales, apareciendo todas ellas divididas en cuatro tramos conformados por arcos de medio punto, que descansan sobre pilares. Sus bóvedas son de arista en la nave central y de cañón en las laterales, levantándose cúpulas sobre el crucero y las capillas. Para su construcción se utilizó buena parte del material del antiguo templo, como las piedras de cantería, que fueron trasladadas desde las ruinas, tanto en la puerta principal, llamada del Perdón, como en la del Sol, que mira hacia el sur. La portada principal a pesar de su sencilla traza, incluye ya rasgos clasicistas típicos del siglo XVIII. Consta de cuatro columnas y un frontón de sobria hechura, sobre el cual se abren tres ventanas también rematadas con frontones. Coronando todo el conjunto encontramos una elegante y esbelta espadaña. La otra portada es de rasgos más sencillos, y en ella se perciben algunas influencias de la arquitectura lusa coetánea. En 1733, la iglesia es objeto de una ampliación, a cargo del maestro de obras Manuel de Castro, que le da sus dimensiones actuales. De ésta época es una tercera puerta que da a la plaza de España (tiene la fecha tallada en el dintel) y es actualmente, la más utilizada de todas. Como piezas de gran valor artístico destaca la pila bautismal, que perteneció al antiguo templo de la Estrella. Data probablemente de principios del siglo XV y está compuesta por una pieza de mármol de gran volumen que tiene esculpido el escudo de armas de la Casa de Portocarrero, antiguos señores de la villa. Retablo Mayor De eminentes rasgos barrocos, se compone de un primer cuerpo en cuyo centro, presidiendo el altar mayor, se ubica la imagen de la Virgen de la Purísima Concepción, obra del escultor extremeño Gabino Amaya. En un segundo cuerpo encontramos un valioso cuadro de Cristo crucificado. Las capillas laterales, cuentan con tallas destacadas como La Piedad, de la escuela granadina de mediados del S. XVIII. De esta misma época son también las imágenes de la Virgen del Carmen, Santa Rita, San José, San Juan y Santa Ana, todas de autor desconocido.