Zona de Interés Regional Sierra de San Pedro

-- Sin definir --,

Tipo de recurso: Espacios naturales protegidos > Zonas de Interés Regional

El área protegida se encuentra sobre la sierra de San Pedro, que forma junto con otras cadenas montañosas del centro de Extremadura, la línea divisoria entre las cuencas de los ríos Guadiana y Tajo, a las que vierte sus aguas. Está constituida por sierras de mediana o baja altitud que no sobrepasan los 700 metros y que, generalmente, siguen una dirección noroeste. Las 115.032 ha protegidas se extienden a ambos lados de la línea que marca los límites provinciales entre Cáceres y Badajoz, afectando a siete términos municipales de la Mancomunidad de Sierra de San Pedro: San Vicente de Alcántara, Valencia de Alcántara, Santiago de Alcántara, Carbajo, Membrío, Salorino y Herreruela. La extensión y continuidad del manto forestal que la cubre, convierte la Sierra de San Pedro en una de las zonas boscosas más importantes de la Península Ibérica, representando la esencia misma del bosque y matorral mediterráneos. Y es que el espacio que ocupa la sierra de San Pedro es uno de los pocos paraísos naturales donde coexisten bosques, dehesas y matorrales. A la flora de la sierra se le une la riqueza fluvial de lagos, riachuelos y del embalse de la peña del Águila; así como la gran variedad de aves, anfibios, y vertebrados. La zona ofrece la posibilidad de realizar infinidad de actividades relacionadas con la naturaleza como la pesca, el senderismo, la fotografía de naturaleza, o la caza. FLORA Y FAUNA. Según cambian las estaciones la Sierra de San Pedro ofrece un verdadero espectáculo visual. Al llegar el otoño y surgir las primeras lluvias se puede escuchar a los venados berreando, o ver cómo crecen las primeras setas, pues en esta época la zona se convierte en un paraíso micológico donde encontrar diferentes especies de hongos. Con la bajada de temperaturas y el invierno las palomas torcaces surcan el cielo, dando lugar a una magnifica exhibición ornitológica. El predominio de la encina y el alcornoque varía según el grado de humedad o la disposición de las laderas, y no es difícil encontrar dehesas con ambas especies. En este bosque proliferan escoba, aulaga, brezo, cantueso, mirto y torvisco, y otras especies de porte casi arbóreo como cornicabra, majuelo, durillo y madroño; incluso trepadoras como las nuezas blanca y negra, hiedra y madreselva. Esta maraña culmina en cortados rocosos donde la continuidad vegetal está representada por clavellina, dedalera, acedera y enebro. En los ríos se forman bosques de galería con aliso, sauce, fresno, almez, chopo y otras especies como carrizo, eneas o juncos, y en los arroyos aparecen adelfas y tamujos. Además proliferan hongos como oronjas, boletos, carboneras, parasoles… El águila imperial ibérica sigue teniendo su gran asentamiento mundial en estas sierras, igual que el buitre negro. Águila real, alimoche y halcón peregrino en el roquedo, búhos reales, incontables palomas torcaces invernantes, cigüeña negra, milano, águila perdicera y calzada, alcotán, perdiz roja, arrendajo, rabilargo, y un sinfín de pequeñas aves. Una alta densidad de ciervo, gamo, muflón y jabalí. Las últimas citas de lobo se remontan a la década de los noventa, pero abundan meloncillo, gineta, garduña y gato montés. En los ríos, galápago leproso y europeo, nutria, martín pescador, martinete, garza y garceta, pescando barbos comizos, pardillas, calandinos o bogas. Los términos municipales que acoge la ZIR de la Sierra de San Pedro son: Villar del Rey, Alburquerque, San Vicente de Alcántara, Cáceres, Valencia de Alcántara, Santiago de Alcántara, Salorino, Herreruela, Membrio, Carbajo y Aliseda. Época/s de afluencia: Todo el año