Zona de Interés Regional Llanos de Cáceres y Sierra de Fuentes

-- Sin definir --,

Tipo de recurso: Espacios naturales protegidos > Zonas de Interés Regional

La penillanura cacereña son grandes extensiones de terreno modeladas con formas suaves, sin que existan relieves destacados. Su origen hay que buscarlo en unos materiales antiguos (precámbrico y paleozoicos), afectados por unos procesos erosivos durante largo tiempo. Como accidentes dignos de mención están las Sierras de La Montaña de Cáceres y Sierra de Fuentes, y los riberos del Tamuja y Almonte fuertemente encajados, como la mayoría de los ríos de la cuenca del Tajo. Por otro lado, los berrocales graníticos y dientes de perro (afloramientos de pizarra) dan un marcado carácter y una fuerte personalidad a esta zona, que ha sido transformada por la agricultura extensiva y los rebaños ganaderos. La vegetación que predomina en los Llanos es la vegetación herbácea, el pastizal, los cultivos cerealistas de secano, los rodales de cantaueso y retamas, y el acebuche, chopo y sauce en los riberos. Junto a esta vegetación pseudoestepárica destaca el alcornocal de Sierra de Fuentes y los reducidos espacios adehesados de encinas y alcornoques que de forma aislada y dispersa se distribuyen por los límites de la Zona de Interés Regional. os Llanos de Cáceres constituyen un agrobiosistema que presenta unos valores medioambientales excepcionales, confiriéndoles una riqueza y diversidad faunística enorme en comparación con otros, e incluso con medios más silvestres o menos transformados. Las especies más relevantes de aves son: avutarda, sisón, ortega, ganga, canastera, perdíz, cigueña negra, aguilucho cenizo, cernícalo primilla, alcaraván, avefría, alcaudón real, milano real, milano negro, cogujada. Especial importancia adquieren por su número los anidamientos que se establecen en las escasas áreas de arbolado donde crían en grandes colonias centenares de parejas de garcillas bueyeras y cigüeñas blancas.