Ermita de Nuestra Señora de Finibus Terrae

Almendral, Badajoz

Tipo de recurso: Arquitectura > Arquitectura Religiosa

Iglesia de notable interés que se alza en un extremo del caserío, bordeando el casco urbano en su zona norte. La ermita ha sufrido diversas transformaciones a lo largo de los siglos, que han hecho desfigurar su primitiva estructura, que aunque aún existe, está oculta por las reformas. Se trata de una obra de origen mudéjar del siglo XIII perteneciente a la orden de los agustinos de Finibusterre hasta 1779, año que supuso el traslado definitivo de esta comunidad al convento de Santa Catalina de Badajoz (las dependencias conventuales actualmente están en ruinas). Posee dos portadas de acceso situadas en el costado del evangelio, la más interesante, de estilo de transición románico-gótica, tiene dos arquivoltas ojivales y materiales visigóticos reaprovechados de una construcción cercana. Detrás de su cabecera, en el exterior del edificio, se esconden las ruinas de un ábside primitivo, y en él se conservan todavía algunas pinturas al fresco en las hornacinas del retablo. Su interior se compone de tres naves separadas por pilares octogonales y arcos apuntados, con una bóveda de cañón que en siglos anteriores era de madera. Una de las piezas más importantes del templo es la propia Virgen de Finibus Terrae, obra en madera datada probablemente en el siglo XIV y mutilada posteriormente para vestirla sobre los siglos XVII o XVIII. Además la iglesia tiene la particularidad de que en su interior posee un pozo al que se accede a través de una pequeña y sencilla puerta, y en la que antiguamente se tenía la creencia de que la virgen de Finibus se había aparecido entre sus muro