Iglesia de Santa Maria Magdalena

Olivenza, Badajoz

Tipo de recurso: Arquitectura > Arquitectura Religiosa

Magnifico ejemplar de gótico manuelino. Fue mandado levantar por Fray Enrique de Coimbra cuando éste, nombrado Obispo de Ceuta, decidió trasladar su sede a Olivenza. Sus restos descansan en la capilla mayor del lado del Evangelio. Fue sede del obispado de Ceuta entre 1512 y 1570, con cuatro obispos. En su interior destacan las columnas torsas, la azulejería historiada, seis retablos de talla dorada y tres neoclásicos en mármol. La portada es un añadido plateresco. En su exterior destacan falsas almenas, pináculos, gárgolas, puertas laterales y la puerta principal -portada añadida-, atribuida a Nicolás de Chanterenne. Este artista de origen francés realizó en Portugal otros importantes trabajos como la puerta del monasterio de los Jerónimos de Lisboa o un retablo de mármol en el Palacio da Pena de Sintra, aparte de otros trabajos en el Alentejo. La estructura de dicha portada se desarrolla en torno al vano de entrada, con arco de medio punto. A ambos lados, en la parte inferior, sobresalen 4 paralelepípedos en estructura abocinada. En los dos interiores se apoyan dos pares de columnillas de fuste liso. Lo que más sobrecoge al visitante es su vasto interior, a un tiempo robusto y sensual, dividido en tres naves por ocho formidables columnas torsas que parecen evocar los calabrotes de un navío. El francés Boytac, y tal vez Diego o Francisco de Arruda, fueron los creadores de este espacio mágico donde el espíritu se siente envuelto por un movimiento que es también reposo. Presenta asimismo retablos de talla dorada del XVIII, retablos neoclásicos en mármol de colores y azulejería historiada.