Basílica de Santa Lucía del Trampal

Alcuéscar, Cáceres

Tipo de recurso: Arquitectura > Arquitectura Religiosa

Declarado, en 1983, B.I.C. con categoría de Monumento. Durante el período visigodo, Mérida y Coria, ambas con sedes episcopales, adquieren una gran importancia a finales del siglo VI y principios del VII. En torno a Mérida nacen, a lo largo de la geografía extremeña, numerosos templos rurales y monasterios. Uno de ellos, la Basílica hispanovisigoda de Santa Lucía del Trampal, en Alcuéscar. Levantada a varios kilómetros de la localidad, su fábrica, mampostería, sillarejo y sillares en las esquinas. La planta, de tres naves separadas por arquerías, un pequeño coro, crucero y cabecera en tridente (tres capillas independientes). El cierre de las cabeceras y el del crucero es abovedado en herradura. Además del templo, existieron puertas de acceso directo al crucero (de uso exclusivo monacal) así como habitaciones adosadas a ambos lados de las naves que hacen pensar en la existencia de una comunidad monacal. La estructura del santuario, considerado uno de los máximos exponentes de la arquitectura hispanovisigoda de la Península Ibérica, coincide con San Juan de Baños (Palencia) y responde a las necesidades litúrgicas del siglo VII, aunque estudios más recientes rebaten esta teoría para datar el edificio no en época visigoda sino posterior. Fuente: Ministerio de Cultura. Patronato de Turismo Diputación de Cáceres
Basilica de Santa Lucia de Trampal