Ciudadela medieval, Alcazar y Torre del Homenaje

Olivenza, Badajoz

Tipo de recurso: Arquitectura > Arquitectura Militar

El rey D. Dinis, mandó en 1306 construir la primera muralla. La piedra fundacional la puso Pero Lourenço do Rego y a partir de 1309 la Orden de Avis dio a las obras el impulso definitivo. El Casco antiguo de Olivenza reproduce la estructura original de las bastides: un cuadrilátero con cuatro puertas, cortado por dos calles perpendiculares que se cruzan en el centro. Todo el conjunto, en sentido E/O, se proyecta emblemáticamente contra la frontera. Con muros de 3 metros de ancho y 12 de altura, el conjunto tenía un total de 14 torres; albarrana la del ángulo más expuesto. En cada cortina se abría una puerta, fortificada con torreones macizos. Se conservan dos de ellas: Alconchel y Los Ángeles, de torres semicirculares. La Puerta de la Gracia sólo mantiene el arco, habiendo perdido sus torres de base cuadrada. La antigua puerta de San Sebastián, en el lado norte, se derribó por proposición de 25 de enero de 1854, ante el Ayuntamiento Pleno dado su estado de ruina inminente. Hoy en día existe el proyecto de reconstrucción, estando levantada la base de su torre izquierda. El alcázar era una especie de ciudadela amurallada dentro de la ciudad fortificada, con salida independiente al exterior. Como zona residencial destinada al gobernador o alcaide y a su guarnición, integraba diversas dependencias nucleadas en torno a una torre principal, de mayores dimensiones que las restantes. Gracias a la inscripción conservada en una de sus saeteras, sabemos que el Homenaje de Olivenza se encontraba levantado casi en su mitad el año 1332, reinando ya por tanto D. Alfonso IV. En ella se encuentra el Museo Etnográfico González Santana. La construcción de esta torre es contemporánea de las obras del Alcázar (S. XIV. Reinado de D. Alfonso IV de Portugal), como así lo atestiguan inscripciones de su interior, así como las armas nacionales de Portugal en el exterior. En 1488, D. Juan II le hizo obras de mejora. Tiene 36 metros de altura, tres salas y 17 rampas de acceso a su terraza. El exterior de la torre es severo y macizo. Acentúan su impresionante verticalidad los paramentos de mampostería y ladrillo, perfectamente lisos, con sillares de refuerzo en los ángulos. Sus dimensiones nos revelan la intención programática de superponer dos cubos. En las caras se abren apenas los trazos verticales de las saeteras cuyo objetivo era doble: iluminar (hacia el interior) y defender (hacia el exterior). Olivenza posee un cuarto cinturón, una fortificación abalaustrada construida para las Guerras de Restauración. De sus tres puertas, sólo se conserva la más monumental, la del Calvario.