Iglesia de San Pedro Apóstol

Gordo (El), Cáceres

Tipo de recurso: Arquitectura > Arquitectura Religiosa

Del momento de su construcción no se conservan documentos, salvo una inscripción en la portada con fecha de 1596 que probablemente haga referencia a la erección de la cabecera inserta en la estética del gótico final, mientras que la nave y parte del campanario del templo debieron de ser construidos en las postrimerías del S.XV , a juzgar por la pervivencia de formas y estructuras del gótico mudejar. La fábrica del templo es de sillería granítica en el cuerpo del presbiterio, sacristía, primer tercio de la nave, en los refuerzos de las esquinas y contrafuertes ; el resto son mampuestos irregulares y ladrillo visto en la espadaña-campanario. Dos portadas abiertas en los costados sirven de acceso; ambas de medio punto, decoradas con molduras de mínimo resalte en jambas y arquivoltas y una de ellas, la más oriental, se halla recogida bajo un pórtico con tejado a dos aguas, sustentado por columnas de orden toscano. El espacio interior del templo se estructura en tres naves, dos laterales más estrechas utilizadas como pasillos y una nave central muy amplia separada de las laterales por dos alineaciones de tres columnas montadas a base de tambores circulares rematados en capiteles toscanos. En ellas descansan arcos formeros de medio punto, que dividen el cuerpo de la nave en cuatro tramos; los arcos antes de la remodelación arquitectónica de la iglesia sustentaron un artesonado, del que sólo se conservan las fotografías que hiciera J.R. Oxea en 1960. Los ornamentos del artesonado consistían en t;dos estrellas de lazo, de a ocho en cada tramot;, delimitadas dentro de un cuadro. Hoy aunque se conserva la cubierta de madera que respeta la antigua disposición con la armadura plana en la nave central y vertida en las laterales, pero sin la complicación de las decoraciones ataujeradas que la caracterizaron. Igualmente se ha suprimido el coro situado a los pies de la nave, una obra también de madera montada sobre un arco escarzano que cobija un baptisterio, cuya pilas, es de piedra granítica labrada con gallones. Un arco ojival marca el inicio del presbiterio, cuyas dimensiones resultan sensiblemente reducidas con respecto al ancho de la nave, aunque la supera en altura. Su planta es ochavada y se cubre mediante bóveda estrellada gótica, cuyas puntas descansan en cuatro ménsulas. En el lado del evangelio se adosa la sacristía, un sencillo habitáculo rematado con bóveda de arista. El retablo mayor, de estilo barroco ocupa el paño inferior del ábside y tiene dos cuerpos reducidos a un altar con sagrario flanqueado por columnas salomónicas que han perdido el pan de oro que las recubría y una hornacina con la imagen de San Pedro, el titular de la iglesia. Otro altar barroco, montado con piezas de uno mayor, figura en el lado de la sacristía y frente a éste, otro altar de la mismo estilo, restaurado con escasa fortuna. Dos altares de fábrica decimonónica, ostentan en su podio los detalles más llamativos de la escasa decoración de la iglesia, sendos cuadros de azulejos talaveranos con la imagen de la Virgen y el Niño y el martirio de San Sebastián, fechados en el siglo XVI. En el exterior la imagen de sobriedad la rompe una espadaña de ladrillo visto montado sobre el muro sur con arranques de maciza sillería granítica, a la que se superponen el ladrillo con un segundo cuerpo formado por dos arcos de medio punto peraltados y un tercero también con dos vanos rematados en triángulo donde se ubican las campanas. Un detalle estético externo en esta iglesia lo componen una enorme cantidad de nidos de cigüeña que pueblan las distintas partes del tejado, estos unidos a los que se reparten por otros edificios de la localidad, han hecho acreedor a El Gordo de su nominación entre los paraísos europeos de este ave. Fuente: Arjabor
Iglesia de San Pedro Apósto