Iglesia de Nuestra Señora de La Candelaria

Torre de Miguel Sesmero, Badajoz

Tipo de recurso: Arquitectura > Arquitectura Religiosa

Situada en el extremo este de la localidad y dominando el caserío encontramos el edificio más relevante de la población, la iglesia de la Candelaria. Un templo que ha sido fruto de diversas rehabilitaciones y continuos cambios, de los cuales los más apreciables han consistido en remodelar su techumbre externa y enlucir su portada principal. A través de los documentos históricos de la época sabemos que fue construida entre los siglos XVI y XVII, probablemente asentado sobre la planta de otro templo más antiguo. Como muestra existen actualmente dos viejas portadas de piedra, hoy cegadas, que perduran bajo los estribos de ladrillo de los muros laterales. La iglesia está construida a base de ladrillo, mampostería, sillería y cemento enlucido, con planta rectangular de una sola nave dividida en cuatro tramos separados por arcos de medio punto rebajados, arcos que sostienen altas bóvedas de crucería estrellada. Su parte exterior presenta estructura maciza de cajón, con sencillas portadas y pesada espadaña de tres vanos sobre la remodelada y enlucida fachada frontal. El edificio cuenta además con otras dos puertas laterales, una de estructura muy semejante a la fachada principal pero de menores proporciones, y otras de rasgos mucho más clasicistas. El interior, diáfano y de enorme espacialidad, destaca por su cabecera poligonal y los retablos barrocos que engalanan los muros laterales y el altar mayor, en especial este último, un retablo mayor que alberga la imagen de Nuestra Señora de la Candelaria, patrona de la localidad. También sobresale un óleo atribuido a Alonso de Mures, denominado ‘La venida del Espíritu Santo’, recientemente restaurado