Corredor Ecologico y de Biodiversidad Río Bembezar

-- Sin definir --,

Tipo de recurso: Espacios naturales protegidos > Corredores Ecológicos y de Biodiversidad

El río Sotillo, afluente del río Bembézar, es uno de los pocos ríos extremeños que pertenecen a la cuenca hidrográfica del Guadalquivir, río que ejerce de límite norte del Parque Periurbano de Conservación y Ocio de Sierra de Azuaga. El medio acuático, dentro del ambiente mediterráneo, está marcado por fuertes estiajes que ocasiona grandes diferencias en su caudal de verano, llegando a secarse a tramos, permaneciendo así la vida acuática concentrada en pozas o charcas que no se secan durante el verano, o como en el caso del río Sotillo, en su embalse. En el siglo XIX fue descrita una nueva especie de pez a partir de unos ejemplares recogidos en Extremadura. Se trataba del jarabugo. Esta especie, en continua regresión, sólo está presente en el suroeste de la Península Ibérica, en la cuenca del Guadiana el río Bembézar que, como queda dicho, pertenece a la del Guadalquivir. Las continuas agresiones que sufren nuestros ríos han ocasionado que no se pueda constatar la presencia de poblaciones de esta especie en los últimos años en la cuenca del Bembézar. Sin embargo, hay que seguir considerando esta zona dentro de su distribución potencial. En cuanto a la flora ribereña, está dominada por fresnos de hoja pequeña, atarfes, adelfas, sauces y tamujos, que en ocasiones llegan a formar bosques galería impenetrables, cubriendo por completo todo el cauce del río. En estos cauces fluviales pesca la nutria, especie que indica la buena calidad ambiental de los sitios donde se encuentra de modo permanente. Entre la vegetación de ribera y en las islas podemos encontrarnos varias especies de garzas o el bellísimo martín pescador sobrevolando los ríos y arroyos. Existe una gran diversidad de especies de peces autóctonos como el barbo comizo, la boga, la pardilla y la colmilleja. Además, los reptiles son un grupo de importante presencia en estos ecosistemas. Dentro de él las especies más representativas son el galápago leproso y la culebrilla de agua o la culebrilla viperina.