Casa del Marqués de Comillas

Navalmoral de la Mata, Cáceres

Tipo de recurso: Arquitectura > Arquitectura Civil

Se construye como una dependencia del Espadañal en el casco urbano de Navalmoral de la Mata a finales del siglo XVIII. Al igual que su casa matriz era propiedad de los monjes Jerónimos del Escorial, quienes la acondicionan como oficina administrativa, depósito, y seguramente hospedería, no en vano se hallaba al borde del camino Real No está probado pero parece que en ella pernoctó Carlos IV (1795) y más tarde, quién depués fuera San Antonio María Claret (1867).En 1866 era propietario de la misma El Marqués de Salamanca, quién traspasa la propiedad tres años más tarde al Marqués de Comillas, cuya familia la mantiene hasta 1994, pasando en virtud de un convenio a ser propiedad del Ayuntamiento moralo. Como estructura arquitectónica es de gran sobriedad, con unos muros a base de mampuestos irregulares, reforzados en las esquinas por sillares de granito trabajados. Los vanos se abren principalmente en la fachada de forma armónica; en una primera línea la puerta, centrada en el eje de la fachada mientras a derecha e izquierda se abren dos pares de ventanas de distinto tamaño. En la parte superior sobresalen tres balcones con forjado acompañados en los extremos de ventanas. La única decoración de la fachada la constituía un pequeño escudo con la parrilla, símbolo de San Lorenzo, patrono del Escorial y que hoy se da por desaparecido. En el interior las bóvedas son de arista, destacando entre las dependencias una cocina con largo travesaño y solera, apta para dar servicio a un nutrido grupo de comensales. El tejado a dos aguas ha sido modificado recientemente para dar paso a una claraboya central. El huerto que tenía, con acceso a través de una puerta de tejadillo, ha dado paso a una plazuela que ha tenido como fin despojar al edificio de aditamentos. Fuente: Arjabor