Castillo y Plaza de toros

Barcarrota, Badajoz

Tipo de recurso: Arquitectura > Arquitectura Civil

De lo que fue su importante fortaleza del siglo XIV, solo persisten en la actualidad escasísimos restos. Primitivamente se componía de un espacioso recinto poligonal, con torres cuadrangulares en los ángulos y el cuerpo principal del castillo en uno de los lados, con dos torres destacadas, una de ellas la del Homenaje. Su fábrica era de mampostería y sillería. En la actualidad, los elementos son considerablemente exiguos; tan solo persisten algunos lienzos de su primitivo recinto, visibles intermitentemente, habiendo sido absorbidos en su mayor parte por las edificaciones y viviendas del caserío. El elemento mejor conservado y más evidente es una de las torres del cuerpo principal, probablemente la Torre del Homenaje. La edificación es de base cuadrangular, con la parte inferior maciza, hasta lo más alto de la muralla, como parece que fueron las otras torres ya desaparecidas. La planta alta se cubre con bóveda de cañón apuntado, fabricado con mampostería y ladrillo, reforzado con dos arcos fajones. El acceso a la terraza y remate de la torre se hace por una angosta escalera embutida en el muro. En el interior, aproximadamente ocupando lo que fue el patio de armas, se ubica actualmente la pintoresca Plaza de Toros, una de las más antiguas de Extremadura, de mediados del siglo XIX, y de una singular belleza. Totalmente enjalbegada y de estilo popular, consta interiormente de diez gradas de mampostería y 25 arcos de ladrillo en la parte superior con techos de madera que forman los palcos