Puente de los Austrias o de Felipe IV

Medellín, Badajoz

Tipo de recurso: Obras técnicas > Ingeniería

Considerado uno de los puentes más hermosos de Extremadura, se localiza al noroeste de la población (sobre el río Guadiana). Actualmente sigue estando en uso para el tránsito de las personas y vehículos que acceden a Medellín La construcción de este puente se inició el día 6 de junio de 1612 y terminó en 1630, dieciocho años más tarde, siendo rey Felipe IV, como así queda consignado en la gran inscripción que existe en el templete central del mismo. Se trata de un puente de notables dimensiones, realizado en cantería el exterior, dispuestos los sillares en hiladas regulares trabados con argamasa de cal. El río se salva gracias a los veinte ojos que lo componen, alcanzando una longitud de más de 400 m, con una anchura variable entre los 8 y los 6 metros. Lateralmente está flanqueado por un pretil macizo de más de un metro de alto. El firme de la calzada está alomado, ensanchándose en su parte más elevada con unos balcones dispuestos sobre los correspondientes tajamar y contratajamar, que se elevan hasta la parte superior para este fin. Encima de uno de estos tajamares, del más cercano a Medellín, se dispone una especie de templete conmemorativo de la construcción de esta obra. Consiste en una estructura similar a una espadaña, reforzada con sendos paños laterales oblicuos, con forma de “C” torsa. El paramento central tiene en su parte inferior la inscripción antes citada, en mármol blanco, así como también un gran escudo real de los Austrias, dispuesto encima. Todos los ojos del puente están construidos con arcos de medio punto, que arrancan del fundamento de cada pilar, en cuyos frentes anterior y posterior está el correspondiente tajamar y contratajamar, diseñados ambos con planta triangular y rematados en forma de pirámide escalonada. Fuente: Gobierno de Extremadura