Corpus Christi

San Vicente de Alcántara, Badajoz

Tipo de recurso: Fiestas > Fiestas de interés turístico

La celebración del Corpus Christi comienza días antes del domingo de junio en que se celebre la festividad, con el proceso de elaboración de las alfombras. Los sanvicenteños empiezan diseñando los dibujos, cada vez más elaborados, que pintarán sobre la calzada de las calles por donde transucrre la procesión. Una vez elegidos los diseños, se procede a teñir las virutas de madera y el serrín de corcho que han ido guardando durante meses, de los colores necesarios. En la mayoría de los casos, este material es donado por empresas de la localidad. El proceso del teñido es largo y laborioso para que las virutas y el serrín adquieran el color exacto que se necesite. La víspera de la fiesta comienzan a dibujar en la calzada las grandes alfombras a mano alzada, con tiza o pintura, consiguiendo que no se pierda la perspectiva de los dibujos desde ningún ángulo de visión. Durante la madrugada del domingo, se van rellenando los dibujos con las virutas y el serrín, un proceso que se hace a mano y suele durar hasta una hora antes de que salga la procesión. Es preciso además al terminar la alfombra, ir t;regandot; las virutas y el serrín para que el aire no acabe con el trabajo antes de tiempo. El día del Corpus Christi, antes de la procesión, los visitantes y turistas pueden ver las diferentes y elaboradas alfombras, paseando a lo largo de un recorrido circular de unos 1.000 m, por el que además los balcones están engalanados para la ocasión, con vistosos mantones y colchas. Hacia las 12 horas comienza la procesión del Corpus, en la que participan los niños y niñas que han recibido ese año la primera comunión. El párroco, que abre la procesión llevando la custodia con la sagrada forma, se detiene en cada uno de los altares que los vecinos han colocado y adornado en diferentes puntos del recorrido, y a su paso los vecinos arrojan pétalos de flores. Fuente: Junta de Extremadura. Consejería de Cultura y Turismo