Iglesia de San Blas

Valdecañas de Tajo, Cáceres

Tipo de recurso: Arquitectura > Arquitectura Religiosa

Con anterioridad a la fecha de edificación del actual templo, debió de existir una primitiva construcción parroquial de reducidas dimensiones, de la cual son testimonios los restos que de la misma se conservan en la fachada principal del edificio, que tal vez se construyera a principios del siglo XVII sobre el solar del antiguo. En este frente, la distinta coloración de la pizarra empleada, lo que puede apreciarse por encima de la primitiva caída del tejado, indican la altura del primer edificio, que tuvo su campanero, hasta la edificación del moderno, en forma de espadaña con dos vanos. La iglesia ha conservado con bastante fidelidad su estado original, no así el de obra exenta, pues a ambos lados se abren sacristía, capilla bautismal, una torre de reciente construcción y un almacén. La mampostería es el material básico de la construcción, reduciéndose el empleo del ladrillo a algunos vanos y portadas. De las tres puertas que originariamente permitían el acceso al interior de la iglesia, las situadas en los pies y en el lado de la epístola se hallan cegadas; la abierta en el lado del evangelio se perfila en arco sencillo de medio punto bajo un tejadillo. El interior del templo dispone de una sola nave dividida en cuatro tramos por medio de arcos de medio punto cuyo empuje recogen pilastras internas y atípicos contrafuertes externos. Los arcos citados sostienen una cubierta que en origen fue de madera y hoy de ladrillo y cemento La cabecera, a mayor altura que la nave se cubre con bóveda de arista, figurando en el frontal un retablo barroco compuesto por un sólo cuerpo con remate simple. Su arquitectura dispone de cuatro columnas salomónicas sobre las que descansa el entablamento. En la hornacina central figura un Cristo crucificado, a su derecha la Virgen del Rosario y a la izquierda San Blas, patrón de la parroquia. Todas las imágenes, incluidas las que circundan la nave, son de reciente factura, las antiguas, no sobrevivieron a los avatares de la Guerra Civil. Anexa a esta localidad hubo una antigua ermita dedicada a Santa Ana completamente arruinada. Fuente: Arjabor
Iglesia de San Blas