Iglesia de San Salvador

Majadas, Cáceres

Tipo de recurso: Arquitectura > Arquitectura Religiosa

En esta iglesia se distinguen dos bloques constructivos cuya elevación atiende a dos momentos económicos y estéticos distintos. Sufragada su edificación por el obispo Gutiérrez Vargas, se levanta su parte más antigua a mediados del s. XVI atendiendo a criterios renacentistas, mientras que el resto de la obra debe corresponder ya a principios del s. XVII. Emplea el granito como refuerzo de las esquinas, contrafuertes, dovelas y quicios, mientras su paredes se elevan a base de mampostería. El ladrillo se utiliza escasamente en el remate de los arcos del campanario, cúpula de la escalera de acceso del mismo y el arco de tránsito entre la nave y el presbiterio. La planta de la capilla mayor es poligonal, iluminada escasamente por dos ventanales y rematada por una hermosa bóveda de crucería de terceletes, muy semejante a la que dibujan los tramos del convento de los dominicos de Plasencia. A la derecha una puerta comunica con la sacristía, cubierta de bóveda de aristas y cobijada bajo el campanario anexo a la capilla mayor. El acceso a este se realiza a través de una torre cilíndrica embutida en el ángulo que forma con la capilla mayor. Los tres tramos restantes que forman la nave, levantan un tercio de altura con respecto al presbiterio, apreciándose en el exterior, la estructura que quedó en el aire, concretamente los muros del segundo tramo con los sillares sobresaliendo de los contrafuertes y paredes de la nave y en el tránsito un arco apuntado y cegado hasta la junta del tejado del segundo tramo, cubierto por una techumbre de madera que se prolonga hasta donde se sitúa el coro. La única puerta que da entrada al templo se ubicó en el lado oeste, bajo un tejadillo remodelado recientemente que alberga un sencillo arco de medio punto, con molduras paralelas adornando las jambas. La ornamentación interior, es prácticamente inexistente, con muy pocas imágenes antiguas, sin retablo mayor ni retablos laterales, todo aquello que poseía se perdieron en la pasada contienda. Fuente: Arjabor