Iglesia de San Sebastián

Higuera, Cáceres

Tipo de recurso: Arquitectura > Arquitectura Religiosa

La construcción del templo parroquial de la localidad ha sido realizada en mampostería, excepto en los vanos de las ventanas, puertas y molduras del campanario, que están trabajados en granito. El ábside es poligonal y los gruesos muros del edificio se interrumpen a trechos por contrafuertes que se corresponden al interior de la nave con pilastras. Las portadas laterales se abren mediante arcos de medio punto de sencilla ejecución, teniendo en el lado de la epístola un soportal con tejado a dos aguas abierto también por los costados y el frente mediante arcos de medio punto. La puerta que se abría en la parte del coro fue cegada, para dar mayor consistencia al muro que fue recrecido seguramente en el siglo XVIII. Esta fachada oculta una espadaña fabricada a base de mampostería y ladrillos que en filetes paralelos constituyen la única decoración externa del edificio. La espadaña presentaba dos vanos de medio punto para las campanas y en el machón central, en la parte superior una hornacina bajo en frontón triangular que la remataba. Una parte interesante del edificio es el campanario de dos cuerpos del que forma parte la sacristía. Se accede al mismo a través de una escalera de caracol embutida en un cilindro externo pegado al campanario. En ambas estructuras la parte inferior es de mampostería y la superior de ladrillo, rematando la escalera una cupulita y el campanario un chapitel pirámidal. Los vanos campaneros se abren a los cuatro costados mediante arcos de medio punto. El interior presenta una nave única de cuatro tramos separados por arcos de medio punto apoyados en pilares adosados. La nave está cubierta por una techumbre a dos aguas restaurada recientemente, salvo en la cabecera, cubierta por una bóveda de terceletes que delata una fábrica primitiva del siglo XVI. El coro ha desaparecido figurando en éste tramo la pila bautismal de granito decorado con gallones. El retablo mayor, que ocupa el paño central del ábside es de traza clasicista y corresponde a principios del siglo XVII. Se compone de dos cuerpos y remate. En el primer cuerpo hay una imagen moderna de San Sebastián, mientras que las figuras que se representan a derecha e izquierda, pintadas sobre tablas muy deterioradas no se aprecian. En un segundo cuerpo montan otras tres tablas con imágenes de la Inmaculada, El Arcangel San Gabriel y San Sebastián y en el ático la imagen de Pentecostés. Debajo , en el banco del altar figura una inscripción en la que se lee t; El altar se hizo a costa de Diego Sánchez y de Miguel Durán su nieto t;.Otro retablo, también de traza clasicista se conserva en el lado de la epístola y este posee sobre una pintura de San Juan y la Virgen María a la que se superpone una talla de Cristo crucificado de bella factura gótica. Esta imagen sin duda constituye el objeto de mayor valor artístico de la localidad, sin que sepamos a que escuela o autor atribuir. Otras dos tablas pintadas con escenas de la vida de cristo se localizan en el banco de este altar y otra en lo que constituyó el ático, hoy depositado en la sacristía. Oxea menciona unos objetos de culto que no logramos ver consistentes en una cruz procesional de plata, obra del siglo XVI, un cáliz de igual metal y una custodia de plata del siglo XVII. Fuente: Arjabor